viernes, 19 de agosto de 2016

DE LA PISCINA AL MONT BLANC EN EL MER DE GLACE CON THAÏS HENRÍQUEZ

Parece mar infinito de hielo. Así es el Glaciar Mer de Glace, situado en Los Alpes franceses y a los pies del imponente macizo del Mont Blanc. Ayer fue testigo de la primera toma de contacto de Thaïs Henríquez sobre la gigantesca lengua de hielo y rocas, castigado también por el cambio climático que amenaza su extinción.
Con siete kilómetros de largo y 200 metros de profundidad, el Glaciar Mer de Glace -El mar de hielo- es el más largo de Francia a casi 2.000 metros de altura. Para llegar hasta allí, la expedición Ralons Sport Gran Canaria ascendió desde el pueblo de Chamonix en un tren cremallera de hace más de un siglo hasta su inicio, en una pared muy vertical de piedra por la que hubo que descender hasta el océano petrificada de Los Alpes.
Sin experiencia sobre un terreno similar, Thaïs Henríquez pasó momentos de tensión y duda durante el largo descenso antes de calzarse los crampones para probarse sobre hielo. «Me impresionó mucho bajar por las escaleras metálicas hasta el glaciar. No miraba hacia abajo al haber muchos metros de caída libre hasta el fondo del valle. Aunque sabía que el descenso era seguro, encordada y con las indicaciones de Javier Cruz, el jefe de la expedición, pero la impresión es mayúscula en esas paredes de roca, con el Mont Blanc de fondo, y el glaciar en el fondo», manifestó la doble medallista olímpica en su primera experiencia en la alta montaña.
Thaïs en la pared vertical del Glaciar Mer de Glace junto a Alberto Artiles
Tras el descenso, tocó el momento de medirse sobre la resbaladiza superficie de hielo. Un paseo para cualquier experto, una tortura para no iniciados con el inquietante sonido de las piedras cayendo por las laderas y el murmullo del agua entre las grietas, horadando entre el hielo milenario. «Voy superando poco a poco mis miedos en este viaje. Con los crampones me he visto más seguras sobre la superficie de hielo y piedras del glaciar. Aunque soy consciente de que soy una novata en este terrero, en el montañismo, voy cogiendo más seguridad en mí misma de cara al gran objetivo, llegar a la cumbre del Mont Blanc. Por ahora, otra prueba superada», manifestó Thaïs Henríquez, orgullosa.

Mer de Glace, espectacular...


La lluvia lo complicó. Caprichoso y traicionero, el tiempo es una moneda al aire en Los Alpes. En cualquier cadena montañosa de envergadura. De un día radiante, con el sol de cómplice reverberando sobre el cristalino glacial, el cielo se tornó en gris ceniza en cuestión de minutos. Pasado el mediodía el viento comenzó a soplar sospechoso y las primeras gotas coincidieron con el  inicio del regreso.
Por las mismas escaleras, pero cuesta arriba. La sensación de vacío se pronunció a cada peldaño, no solo por el aire que azotaba sino por la velocidad con la que había que subir para evitar que la tormenta, incluso eléctrica, pillase en mitad de los escalones metálicos. A mitad de camino, en un descanso horizontal hubo incluso que ponerse los chubasqueros con las gotas empezando a calar. Sin embargo, la tormenta dio un respiro y no descargó hasta alcanzar la cima. 
Otra prueba en el camino, un nuevo aprendizaje para Thaïs Henríquez en la cuna del alpinismo mundial.

Fuente: Alberto Artiles / Canarias 7 / CanariaSincro

JJOO RIO 2016: "DIPLOMAS PARA LA ETERNIDAD"...Por Julián Redondo

Premio de consolación es competir en unos Juegos Olímpicos, quedar entre los ocho primeros, un estímulo, y España suma 31 diplomados desde que comenzaron los Juegos
«En la proporción inversión-resultados, somos campeones del mundo», afirma enfático Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español. Hay campeones del mundo y de Europa. Talento repartido por doquier. Sacrificios individuales y colectivos, de los deportistas y de sus familias, de las federaciones y de los clubes, de los patrocinadores, menos de los necesarios, y sin embargo, llegan los resultados.
Las becas Podium de Telefónica celebran el oro de Marcus Cooper Walz. La inversión luce, y el deporte, agradecido. La UCAM recuperó para la competición a Mireia Belmonte, oro en Río. Otros muchos deportistas han seguido sus pasos y se han inscrito en cursos y carreras de formación en la universidad murciana. El futuro profesional preocupa cada vez más; el presente son los esfuerzos y los resultados, que no siempre caminan cogidos de la mano.
Tamara Echegoyen y Berta Betanzos, nuevamente Diploma Olímpico
En unos Juegos Olímpicos, como en cualquier campeonato, los medallistas se llevan la gloria; pero no hay que olvidarse de los finalistas, de aquéllos que estuvieron a centésimas o centímetros de las preseas. Esos son los «diplomados», los clasificados entre el puesto cuarto, el de la medalla de chocolate, y el octavo. En esta clasificación tan poco valorada, pero tan significativa, a media tarde del jueves en Río el deporte español sumaba 31 diplomas.
En tiro, Fátima Gálvez se quedó a un paso del bronce. Ignoraba que su rival llevaba dos fallos, no escuchaba más que música ambiente y el césped, amarillo, se confundía con el plato. Justificaciones. Y realidades. Por un plato se cayó del podio. En la contrarreloj Jonathan Castroviejo acarició la medalla, que le arrebató Froome. Mireia Belmonte acabó cuarta en los 800 que en Londres le otorgaron la plata; pero había ganado ya oro y bronce. Rafa Nadal no pudo con Nishikori y a Berta Betanzos y Tamara Echegoyen se les negó el metal, que parecía adjudicado: cuatro barcos para tres medallas. Cuartas. Como el taekwondista Jesús Tortosa, vencido con el punto de oro.
Quintos hay unos cuantos. Purito, que tenía piernas para subir al podio y se le escapó «el caballo». En esa posición repitió Roberto Bautista, en individuales y en el dobles con David Ferrer, como Garbiñe y Carla Suárez. El púgil Samuel Carmona fue derrotado por un colombiano y la yudoca María Bernabéu no pasó de ese combate. El hockey hierba masculino también fue quinto, como el golfista Rafa Cabrera-Bello, el jinete Severo Hurado, Ona Carbonell y Gemma Mengual, en el dúo de la «sincro», y María Alabau (vela). En la sexta posición, Sonia Franquet (tiro), Anna Boada (remo), Teresa Portela (piragüismo) y las «Guerreras» de balonmano, que llegaron a ir siete goles arriba contra Francia y perdieron en la prórroga. Las chicas del rugby-7 fueron séptimas, como el haltero Andrés Mata, el equipo de doma y las «pistards» Tania Calvo y Helena Casas.

Joan Luis Pons (natación), Ander Elósegui (piragüismo), Ion Izaguirre (ciclismo), Sergio García (golf), el hockey hierba femenino y el triatleta Mario Mola concluyeron octavos en sus especialidades, la frontera donde terminan los diplomas. Todos los citados están entre los ocho mejores del mundo en sus deportes, y en Río compiten 206 países, contando el equipo de los «Refugiados». Pero seguro que habrá más de aquí al domingo, y más medallas que añadir a las de Mireia, Maialen, Nadal-López, Marcus, Cravioto-Toro, todos de oro; Orlando Ortega, plata, y los bronces de Mireia, otra vez, y Lydia Valentín. Aún quedan metales. Y diplomas.

Fuente: Julián Redondo / La Razón / CanariaSincro

miércoles, 17 de agosto de 2016

JJOO RIO 2016 LLEGA A SU RECTA FINAL SIN DINERO Y PONE EN PELIGRO LOS JUEGOS PARALÍMPICOS


Al brillo de los Juegos Olímpicos le seguirán unos Paralímpicos de recortes. El Comité Río 2016, uno de los organizadores del evento, se encuentra ante una crisis financiera y reduciendo gastos para el evento, que se celebra del 7 al 18 de septiembre, dos semanas después del fin de los Olímpicos. Por ahora, los deportistas paralímpicos no han recibido el dinero para cubrir los gastos de los billetes de avión, 7,5 millones de dólares que todavía no han llegado a los comités nacionales. Los organizadores los han empleado para cubrir sus problemas de caja. Además, una resolución de la Justicia Federal brasileña dictada el pasado viernes ha agravado la crisis al congelar la transferencia de fondos públicos o patrocinios de empresas estatales a los Juegos hasta que la entidad organizadora no publique sus cuentas y detalle sus gastos. Según la medida preliminar, hasta los recursos que ya ha cobrado Río 2016 no podrán emplearse, bajo amenaza de multa de 100.000 reales (unos 31.000 dólares) por día. No obstante, la entidad organizadora se niega a detallar sus gastos. Alega que, al ser una institución privada, no está obligada a someterse a las reglas de transparencia del poder público, y ha prometido recurrir la resolución. 

El Comité ha prometido enviar, antes de fin de mes, el dinero de los billetes de los deportistas paralímpicos. "De no hacerlo, varios países no podrán acudir a Río, a un evento para el que los atletas se están preparando desde hace años", declaró este lunes Philip Craven, presidente del Comité Paralímpico Internacional (CPI), que ha reconocido que la situación es “bastante precaria”. Los organizadores de los Juegos también esperaban 270 millones de reales (cerca de 84 millones de dólares) de patrocinios de empresas estatales, que pretendían usar para costear los Juegos Olímpicos, mientras parte de los recursos previstos para septiembre se transferirían para cubrir los actuales gastos, como problemas en la Villa Olímpica y otras emergencias. “El volumen de ventas de entradas para los Juegos Paralímpicos aún no ha terminado de arrancar. Tampoco hemos conseguido con los patrocinadores el volumen de dinero que esperábamos”, admitió este lunes Mario Andrada, director de comunicación del Comité Río 2016
El lunes, el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes (Partido del Movimiento Democrático Brasileño), aseguró en rueda de prensa que el Ayuntamiento tiene fondos para los Juegos Paralímpicos y prometió recurrir la decisión de la Justicia. Recordó que, de acuerdo con el contrato firmado con los organizadores, el Ayuntamiento, el Estado y el Gobierno federal brasileño tienen que asumir los posibles problemas financieros y garantizar que se realice la competición. "Los Juegos Paralímpicos son un evento increíble, pero como negocio no es que sea muy atractivo para los patrocinadores, no se venden muchas entradas. En cambio, los Juegos Olímpicos son un negocio que se paga. El Ayuntamiento, si fuera necesario, dispone de entre 100 y 150 millones de reales [entre aproximadamente 31 y 46 millones de dólares] específicamente para los Paralímpicos", afirmó, tras reunirse con el presidente del CPI, Philip Craven, y miembros del Comité Río 2016. 
"Sería una vergüenza para Brasil y para las personas con discapacidad que no se celebraran", añadió. Mientras tanto, el Comité Río 2016 viene buscando patrocinadores y recortando gastos para intentar que cuadren las cuentas hasta que acaben los Juegos. La regla es ahorrar, "no tener lujos, no tener gastos excesivos, ser creativos, innovar, tener orgullo de lo que estamos haciendo, orgullo del ejemplo que los atletas dan a la sociedad, tanto en los Juegos Olímpicos como en los Paralímpicos”, explicó Andrada, director de comunicación de Río 2016.

Fuente: Felipe Betim / El país / CanariaSincro

THAÏS HENRÍQUEZ: "DE LA PISCINA AL MONT BLANC" - DÍA 1: LA EXPEDICIÓN YA ESTÁ EN CHAMONIX

Instalados en la población alpina de Chamonix, punto neurálgico para intentar alcanzar la cima del Mont Blanc, la expedición Ralons Sport Gran Canaria con la nadadora Thaïs Henríquez como protagonista inicia las sesiones de aclimatación y entrenamiento en el glaciar Le Mer du Glacié.
Chamonix dio ayer la bienvenida a los montañeros canarios con un bofetón térmico y un paisaje apocalípico de roca, nieve y hielo. 
Población francesa de unos 10.000 habitantes situada en un valle de los Alpes occidentales, cerca de las fronteras suiza e italiana, es la cuna del montañismo. Para ver el azul del cielo hay que doblar la cabeza hacia atrás y mirar siempre hacia arriba. A los lados, como guardianes, se levantan las moles de granito del macizo del Mont Blanc: 28 cumbres que superan los 4.000 metros de altura. 4.808 metros en el caso de la cima a conquistar.
Thaïs en Chamonix. Comienza la aventura
El plan para intentar alcanzar la cima del Mont Blanc la próxima semana exige largas sesiones de entrenamiento previo sobre el terreno. 
Tras llegar ayer al barrio de Le Tour, a 15 minutos del punto de partida alpino Chamonix, los montañeros guiados por Javier Cruz se trasladarán a más 2.000 metros para calzarse los crampones en el Glaciar Le Mer du Glacié. El mar de hielo francés supondrá una buena primera piedra de toque como adaptación a la alta montaña, pues la marcha encordada requerirá crampones y piolets.
Thaïs muestra las cámaras Olympus, puestas a su disposición y
 que le ayudarán a plasmar las imágenes de esta aventura
Tras bajar al glaciar en una travesía de una media hora se alcanzará el hielo, donde Henríquez tendrá un primer contacto con la superficie que también se encontrará de camino a la cima más alta de la Europa occidental.


Chamonix con los Alpes al fondo
La Mer de Glace se encuentra en las laderas norte del macizo del Mont Blanc. Con 7 kilómetros de largo y 200 metros de profundidad, es el glaciar más largo de Francia. Se origina tras la confluencia del glaciar de Géant, glaciar de Lechaud y Cascada de Talèfre, al norte del Mont Tacul, y desciende hasta los 1.400 metros en dirección norte-noroeste entre la Aiguille du Moine al Este y Trélaporte al Oeste.
«Aunque no entrañará un gran esfuerzo físico, el recorrido por el glaciar servirá para coger confianza sobre el hielo. Thaïs no está habituada a caminar con crampones, por lo que este entrenamiento servirá para que coja soltura y domine la técnica. Será importante de cara al gran objetivo de la expedición», reconoce Javier Cruz, jefe de la expedición grancanaria.

Fuente: Alberto Artiles (enviado especial) / Canarias 7 / CanariaSincro

martes, 16 de agosto de 2016

THAÏS HENRÍQUEZ: DE LA PISCINA A LOS ALPES

Javier Cruz y Thaïs Henríquez, revisan el equipo para el Mont Blanc
Últimos entrenamientos en Gran Canaria de Thaïs Henríquez antes de partir el próximo martes con la expedición Ralons Sport Gran Canaria a Los Alpes para afrontar el ascenso del Mont Blanc. La nadadora se probó días atrás en las alturas en una vía ferrata de la Isla.
«Admito que me da  un poco de respeto las alturas, por lo que este tipo de entrenamientos me ayudan a superar mis miedos y a ganar en confianza antes de iniciar la ascensión del Mont Blanc la próxima semana», reconoció Thaïs Henríquez tras completar una vía ferrata en la capital grancanaria. Una sesión que sirve como perfecta toma de contacto previa para afrontar con más seguridad lo que se va a encontrar en el macizo alpino a partir del próximo martes con largas travesías de roca, nieve y hielo.  
Del frío del agua (a veces)... al frío de la Mont Blanc (siempre). Por eso es imprescindible ir muy bien equipada
Una vía ferrata es un trazado vertical, con zonas de franqueo horizontales, equipado con clavos, grapas, presas, pasamanos, cadenas, puentes colgantes o tirolinas, que permiten el llegar con seguridad a zonas de difícil acceso para senderistas o recién iniciados en la escalada. «Entrenamientos previos como este ayudan a que Thaïs, que no es especialista en esta disciplina, conozca y se pruebe y gane en seguridad antes de iniciar el desafío», afirma Javier Cruz, jefe de la expedición, curtido en las cimas más importantes del planeta.
«Nos enfrentaremos a una ruta ascendente de máxima exigencia. Rocas, hielo y nieve supondrán dificultades en nuestro trayecto hasta la cima (4.808 metros) de la cuna del alpinismo mundial. Al final del travesía nos encontraremos las famosas jorobas, dos montículos con bastante caída, en los que habrá que extremar las precauciones. Por ello, tanto pruebas como esta como los días de aclimatación previos a la ascensión a la cumbre serán fundamentales para tener más posibilidades de éxito en un deporte siempre imprevisible por la arbitrariedad de la climatología como los condicionantes propios de un objetivo tan exigente», recalca el prestigioso técnico de alta montaña.
Thaïs en pleno entrenamiento...100 metros la separan del suelo
En este sentido, y tras testarse por las alturas, Thaïs se muestra más optimista e ilusionada con culminar el objetivo de hollar el punto más alto de la Europa occidental. «Comencé la vía ferrata con algo de inseguridad porque no había hecho algo parecido nunca. Y, aunque con el respeto debido, ahora me veo con más posibilidades de conseguir terminar el desafío con éxito. Me siento segura con las indicaciones que me da y la tranquilidad que me transmite Javier Cruz y todo el equipo que me acompañará en la montaña. Tengo muchas ganas de que empiece la aventura», aseveró la medallista olímpica, que entrenó en la isla antes de viajar a Los Alpes.  
Todo el equipo junto a Thaïs en un entrenamiento de montaña...
THAÏS HENRÍQUEZ CON LA MALETA LISTA PARA SUBIR AL MONT BLANC
Todo preparado para viajar al corazón del alpinismo  mundial. La expedición Ralons Sport Gran Canaria, con Thaïs Henríquez como protagonista, partió este martes 16 de agosto a Ginebra, para luego trasladarse a la frontera entre Francia e Italia, y afrontar los días de aclimatación antes de iniciar el ascenso al Mont Blanc.
Con los últimos detalles por resolver, la doble medallista olímpica ya ha tomado contacto con el material indispensable para conseguir hollar la cima más alta (4.808 metros) de la Europa occidental. Piolet, crampones, arnés, botas técnicas, casco... Thaïs Henríquez ya se ha familiarizado con el instrumental de montaña que le era desconocido hasta hace una semana. Cambia de registro, el agua a la que está acostumbrada pasa a estado sólido en hielo o nieve, y la accidentada orografía de la cumbre alpina requerirá de equipos técnicos y aparejos de seguridad que garanticen la ascensión.
«Hasta hace bien poco no sabía lo que era un piolet o unos crampones. Poco a poco me iré haciendo con ellos en las jornadas previas a la ascensión. Lo cierto es que tanto el material como las instrucciones de Javier Cruz, me dan más seguridad para afrontar un desafío en un terreno desconocido para mí», aseveró la campeona de natación sincronizada.
Thaïs atiende a Radio Televisión Canaria, desde la terraza del periódico Canarias 7, soporte informativo de la aventura al Mont Blanc
Precisamente el jefe de expedición ha programado varias jornadas de aclimatación y entrenamiento previas al intento de hacer cumbre en el Mont Blanc.  Los expedicionarios grancanarios pondrán rumbo mañana a la capital de Suiza para iniciar el periodo  de aclimatación tras el traslado a la cadena montañosa. En los días previos a encarar el objetivo, Cruz ha planificado ascensiones al glaciar Mer de Glace, que se encuentra en la ladera norte del macizo, en los Alpes franceses, con 7 kilómetros de largo y 200 metros de profundidad, al Gran Paradiso (4.061 metros) y a las famosas Agujas de Midi. «Ahí practicaremos con crampones y piolet para que Thaïs, además de ir adaptándose a la altura, coja también soltura pisando por hielo y nieve. Estas jornadas serán muy importantes para que gane confianza de cara a las dos jornadas en las que encararemos el reto principal del viaje. Estaremos condicionados por la meteorología, pues el clima en el Mont Blanc es muy inestable, por lo que es importante que lo afrontemos bien tanto física como mentalmente», afirma el especialista en alta montaña, con un amplio bagaje alpinista.
«Tengo un poco de respeto a las alturas y la incertidumbre de lo desconocido, pero durante toda mi carrera he superado mis miedos con esfuerzo y tesón. Y ahora volverá a suceder. Tengo mucha ilusión, más a medida de que se va acercando el momento de partir a Los Alpes. Estoy deseando que la aventura comience ya», admite Henríquez con la maleta llena de esperanza en el nuevo desafío deportivo que le planteó CANARIAS7 con el patrocinio de Ralons Sport y el Cabildo de Gran Canaria.
El reto comienzó este martes, pero no será hasta el 22 cuando se inicie, en dos jornadas, la subida al mítico macizo de Los Alpes.  Siempre imprevisible, si todo sale como lo planeado, se hará cumbre el día siguiente.

Fuente: Canarias 7 / CanariaSincro


lunes, 15 de agosto de 2016

THAÏS HENRÍQUEZ: “LO NUESTRO FUE EL MILAGRO DE LA SINCRO ESPAÑOLA”

  • Thaïs Henríquez, medallista olímpica de la sincronizada española, analiza en 20minutos el papel de esta especialidad en Río. 
  • Alejada de la piscina y licenciada en dos carreras, prepara nuevos retos y estrena página web (thaishenriquez.com). Thaïs Henríquez salió del agua hace unos meses y en tierra tampoco ha parado. 

Thaïs Henríquez, en el CAR de San Cugat, su segunda casa durante muchos años
Licenciada en Ciencias de la Actividad física y el deporte y en Derecho, su cerebro está en constante ebullición: estrena web (thaishenriquez.com), junto con un blog donde compartirá sus vivencias, aprendizajes, su estilo de vida y nuevos retos, todo enfocado al deporte. En sus redes sociales como Instagram (@thaishenriquezt) se aprecia su no parar y prepara para esta semana un reto mayúsculo: la ascensión al Mont Blanc (Suiza), montaña que supera los 4.800 metros de altura. 
Mientras, guarda un hueco para la sincro que le dio dos medallas olímpicas, para disfrutar de sus primeros Juegos Olímpicos fuera del agua, animando al dúo Gemma Mengual - Ona Carbonell y aún muy triste tras la eliminación del equipo español de sincronizada, un milagro del que ella fue protagonista durante una década y que se ha ido al traste como un castillo de naipes. 
Thaïs ha analizado para 20minutos el panorama actual de la sincronizada, acercando al espectador un deporte único. 
"La natación sincronizada es un deporte que traspasa límites. El dominio del agua como prioridad fundamental y base de todas las cosas, te obliga a sumergirte durante horas interminables hasta conseguir lo que parecía "imposible", encontrarte más cómoda dentro del medio acuático que fuera. Es un deporte muy completo en el que debes trabajar la fuerza, la potencia, la explosividad, la flexibilidad, las acrobacias, la resistencia,... y podría seguir hablando hasta un sin fin de puntos imprescindibles que componen este deporte y que hacen que su completa transferencia en el agua, sea la máxima expresión de la palabra 'arte'. Las modalidades de natación sincronizada son cuatro; solo, dúo, equipo y combo, pero las únicas pruebas olímpicas son el dúo y el equipo, en las cuales nos centraremos a continuación. Cada una de ellas esta compuesta por dos rutinas, una técnica y la otra libre. 
  • Rutina técnica 

España durante la Rutina Técnica en Pekin 2008 donde consiguieron Medalla de Plata
"La rutina técnica se compone de siete elementos técnicos que se deben ejecutar e incluir obligatoriamente y en los que se basará la mayor parte de la puntuación. Existen diferentes elementos técnicos dependiendo de si la prueba es de equipo o de dúo. La puntuación técnica ocupa el mayor porcentaje de la nota final, por lo que es fundamental ejecutar dichos elementos con la mayor precisión y exactitud posible, teniendo en cuenta que el resto de la rutina deberá ser muy dinámica y estar compuesta de elementos con dificultad, para de esta manera, completar el resto de nota artística con buena puntuación. La estrategia española siempre fue complementar el resto de la rutina con elementos originales y propios de una rutina libre, que hacían que nuestras rutinas técnicas fuesen atractivas e interesantes de ver, a la par que muy complicadas de llevar a cabo, puesto que siempre intentamos camuflar nuestras deficiencias técnicas bajo una extrema rapidez en la velocidad de los movimientos, un gran desplazamiento a lo largo de la piscina y una apnea que superaba el 70% del total de la rutina, siendo el único país del mundo que pasaba tanto tiempo bajo el agua". 
  • Rutina libre 

España durante la Rutina Libre por Equipos en los JJOO de Londres 2012. ¡España siempre espectacular...!
"Por otro lado, en las rutinas libres tienes plena libertad para decidir cómo estructurarlas, sin ningún tipo de elemento obligatorio que debas incluir y siendo 100% amoldable. Utilizar una estrategia u otra depende de cada equipo, es decir, cada uno elige cuantas acrobacias quiere hacer, qué tipo de elementos quiere añadir, cuánta dificultad, cuántas figuras (elementos de piernas) quiere realizar,... La creatividad, originalidad y el riesgo juegan un papel fundamental en este tipo de rutinas, donde es imprescindible enganchar al espectador, crear un tema y hacerle cómplice de él. Al tener todo el margen del mundo para innovar y, sobre todo, para arriesgar, siempre es la rutina más espectacular. La filosofía española siempre fue la asunción del máximo riesgo y la búsqueda constante del movimiento más original. Llegábamos a límites en los que se rozaba lo imposible; cada movimiento, cada acrobacia, los desplazamientos sin descanso, los continuos cambios de posición entre las nadadoras, la impresionante velocidad, las apneas interminables,... Fue precisamente esa búsqueda continua de lo que en un principio parecía inalcanzable, lo que nos hizo únicas. La filosofía española siempre fue asumir el máximo riesgo La expectativa que creábamos en cada competición se sentía en los entrenamientos previos con el resto de países; ¿Qué hará España esta vez? ¿Qué harán las locas españolas? Justo eso fue lo que marcó un antes y un después en la historia de la sincro española, esa filosofía innovadora y arriesgada, esa apuesta al todo o nada, ese compromiso de equipo que nos hacia cómplices del riesgo, esa ilusión por sorprender y superar los límites estipulados, esas horas interminables al borde de la piscina y fuera de ella investigando y buscando la perfección en cada pequeño movimiento. Menos de 1.000 licencias en toda España. 
Eso fue lo que hizo que la sincro española siendo un deporte minoritario con menos de 1000 licencias en todo el país, hiciera frente a la mismísima Rusia y desbancara con absoluta hegemonía a potencias como China y Japón. Esa magia ilusionó a España y consiguió que la Natación Sincronizada fuera uno de los deportes más seguidos por los españoles en Londres 2012, y eso sí que fue un milagro, el milagro de la sincro española".


Fuente: R.R.V / 20 Minutos / CanariaSincro

JJOO RIO 2016: MAIALEN CHORRAUT, MEDALLA DE ORO EN K1

MAIALEN CHOURRAUT LOGRA EL ORO EN K1

Bien, joder, bien!”, gritaba Maialen Chourraut desde su kayak después de concluir su bajada. Una bajada espectacular, perfecta, sin fallos. Una bajada que dominó de principio a fin y que paró el cronómetro en 98,65s. Nadie superó su tiempo, ni siquiera la australiana Jessica Fox, la favorita al oro, que bajó antes que ella y se quedó finalmente con el bronce.
Maialen Chourraut, en pleno esfuerzo
“¡Bien, joder, bien!”, gritaba Maialen. Feliz, con cara de saber que había hecho algo grande. Desde la zona técnica la aplaudía Xabi Extaniz, su técnico, marido y el padre de la pequeña Ane, que tiene tres años y la acompaña, junto a una cuidadora, a todos los entrenamientos y competiciones. Ayer también, después de la competición, correteaba de un sitio a otro, con cara de alegría, mientras esperaba abrazar a su madre.
Xabi llevaba un par de días repitiendo que este recorrido le favorecía a Maialen porque no suponía quebraderos de cabeza como el de las eliminatorias —de hecho, se saltó una puerta en la primera manga y fue sancionada en una maniobra complicada por la irregularidad de los movimientos del agua—. También llevaba días diciendo que la veía tranquila y concentrada. Y nadie mejor que él para saber su estado de ánimo.
Maialen, oro en K1
Hoy ha sido un día de tensión, de nervios, y de un sueño en la cabeza: el oro. Maialen tiene mentalidad ganadora, ha salido ganadora desde que se ha levantado esta mañana”, contaba su entrenador. “Entre la semifinal y la final le he dicho que si no sacaba medalla la mandaba a dormir al sillón”, bromeaba. Ni Maialen ni él, sin embargo, calificaron la bajada de perfecta como a todos los espectadores no expertos que estaban en las gradas. “La bajada perfecta no existe. Ha tenido alguna trayectoria no muy buena, pero tiene recursos suficientes para tirar adelante, es lo que siempre ha hecho porque es una trabajadora”, proseguía Xabi que suele grabar en vídeos los entrenamientos de Maialen porque es tan meticulosa, tan perfeccionista y tiene tantas ganas de mejorar, que revisa una y otra vez todo lo que esté en sus manos.
Dijo su entrenador que se dio cuenta de que era oro sólo cuando llegó a meta. “En la bajada ha tenido algún pequeño problema y pensé que no llegaría a hacer 98 que era el tiempo que habíamos calculado para ganar el oro. ¡Lo ha hecho, lo ha hecho!, empecé a gritarle a los otros técnicos cuando vi el tiempo”, relataba con Ane en brazos. La propia Maialen tampoco había sido consciente de que estaba camino del oro. ¿Has tenido un momento en la bajada de decir: qué bien voy?”, le preguntaron cuando se bajó del podio. “Para nada, al contrario, no tenía buenas sensaciones, no sentía mucho, no lograba sentir el agua. Iba como un robot, paso a paso”, explicó.
Maialen Chourraut celebra su Medalla de Oro
Acababa de colgarse al cuello la medalla —“¡pesa lo suyo eh!”— y de darse cuenta de lo que había conseguido. Ella, que dice estar insoportable los días previos a la competición, tanto que no quiere que nadie le hable, estaba, o al menos se le veía, extremadamente tranquila esta mañana cuando a las 11 llegó al White Water Stadium y se puso a hacer cola para pasar los controles de seguridad. “Estoy bien, vamos a ver hoy”, decía. Transmitía serenidad.
Nada que ver con la garra que saca luego en las aguas bravas. Es una competidora nata, peleona, luchadora, en la canoa sabe ocultar sus miedos, paranoias y temores. Ahí sentada, con esas manos grandes y fuertes, parece una roca. Al podio, durante la ceremonia, se subió con los brazos en alto y apretando los dientes. Como si aún no hubiese terminado la bajada. Y al final, ya con las últimas notas del himno, sonrió feliz. Relajada. Sabedora de que había conseguido lo que se había propuesto desde Londres donde fue bronce y perdió el oro por un pequeño error al que, cuatro años después todavía le daba vueltas.
Medalla de Oro para Maialen Chourraut en K1
Es muy peleona, organizada y disciplinada. Sé lo que ha trabajado para conseguir este oro, desde Londres no dejó de pensar en ello. No tenía grandes dotes físicas cuando empezó en esto, ni la espalda que tienen las que dominan esta disciplina. Pero es trabajadora y muy competitiva, desde niña siempre se ha dejado el alma en todo”, decía su padre, Iñaki, mientras la esperaba para darle un abrazo.       Mailaen, madre y deportista, ahora es también campeona olímpica. “Las madres hoy en día tienen dificultades para conciliar trabajo y maternidad, es una asignatura pendiente de la sociedad y me gustaría que tuvieran más facilidades. Nosotros hicimos una apuesta y la hemos ganado: tener una hija y llevarla a todas partes. Ser madre, deportista y compaginarlo todo y en todas partes parece fácil, pero no lo es. Pero hoy hemos ganado la apuesta”, dijo enseñando su medalla de oro.

Fuente: Eleonora Giovio / El pais / CanariaSincro


domingo, 14 de agosto de 2016

JJOO RIO 2016: LA PISCINA DE SALTOS SE CIERRA POR...DEFICIENCIAS

La piscina de saltos de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, cuyo agua se tornó verde esta semana por deficiencias en el sistema de filtración, ha tenido que ser cerrada después de que los deportistas reportaran malos olores y picor fuerte en los ojos. El portavoz del comité organizador, Mario Andrada, confirmó a varias agencias la medida tomada y dijo esperar que el problema se resolviese “pronto”.

En el centro acuático Maria Lenk del Parque Olímpico estaba prevista esta tarde la celebración de la ronda preliminar de la competición femenina de trampolín individual, cuya final es el domingo. El clamor de los atletas se ha impuesto sobre la reticencia de la organización a asumir el error (algunos comités olímpicos especulan con que el problema se debe al desteñimiento de una publicidad que hay en las paredes de la piscina).
Piscina Maria Lenk, en el Parque Olimpico de Rio...¡verde que te quiero verde...!
El británico Tom Daley, reciente medallista de bronce en saltos sincronizados, estropeó la mañana al comité organizador con un tuit en el que anunciaba el cierre de la piscina y esperaba que “no hayamos estado sumergidos en nada demasiado malo estos día”. El saltador alemán Stephan Feck ya había subido anteriormente a su cuenta de Facebook una foto donde se tapa la nariz cerca de la piscina. Le acompañaba la siguiente frase: "Ese momento en que quieres entrenarte un poco y la piscina está cerrada. El edificio entero huele a pedo".
Entre el lunes y el martes, el agua azul de la piscina se volvió verde y también cambió un poco la tonalidad de la de waterpolo, que está a su lado, aunque ahí ya se vuelve a ver azul y continúan las actividades con normalidad. Los jugadores de waterpolo se quejaron el miércoles de que les ardían los ojos, probablemente por el cloro. La Federación Internacional de Natación (FINA) informó de que lo ocurrido en la piscina de saltos a comienzo de semana había sido que los tanques de agua se quedaron sin ciertos productos químicos, lo que derivó en un aumento del nivel de pH (acidez) del agua. Ahora la situación parece estar fuera de control.

CanariaSincro

JJOO RIO 2016...SE HUNDE LA PLATAFORMA DE SALIDA DE AGUAS ABIERTAS...¡VAYA DESASTRE...!

Se hunde la plataforma de salida de aguas abiertas donde tiene que competir Erika Villaécija
La estructura de la plataforma de salida de la prueba de aguas abiertas se ha hundido este sábado en el mar. La organización ha convocado una reunión de urgencia para ver si se cambian los planes de esta prueba donde el próximo día 15 compite la española Erika Villaécija.
Kiko Hervás, jefe de equipo de aguas abiertas, dijo a Efe en la misma playa tras presenciar la situación en el fuerte de Copacabana, donde se tenía previsto disputar la prueba, que se encuentran a la espera de conocer qué va a hacer la organización de los Juegos Olímpicos con este contratiempo. Según ha relatado Hervás la marea ha destrozado el circuito y esperan que todo se solucione lo antes posible.
La plataforma en...el mar
El accidente ha acabado con una inmensa mole de cemento varada a orillas del mar, mientras operarios de la organización intentan a estas horas enmendar un imprevisto que puede obligar a cambiar el lugar de inicio de la prueba.
Durante toda la mañana, tanto empleados de los JJOO, como embarcaciones especiales intentan sacar la estructura de orillas del mar mientras los bañista de vacaciones o fin de semana observan atentos los trabajos desde la arena.
Erika Villaécija, quien tenía previsto entrenarse esta mañana en la zona, suspendió su entrenamiento y ha comentado a Efe que cambiará el mar por la piscina en la jornada de este sábado.

El entrenamiento de hoy en el mar era muy importante para Erika y su equipo de trabajo al ser ya una prueba seria de reconocimiento del escenario y no han tenido más remedio que modificar su programa y el protocolo de sus planes.

CanariaSincro

sábado, 13 de agosto de 2016

JJOO RIO 2016: LYDIA VALENTIN, LA IMAGEN LIMPIA DE LA HALTEROFILIA

 
Lydia Valentín se lleva la medalla de bronce en halterofilia

Lydia Valentin levanta "su bronce"
Decía Lydia Valentín el día que llegó a la Villa Olímpica que esperaba que le enviasen pronto la medalla de Londres porque le pertenecía. En Londres fue cuarta, pero las tres halteras que subieron al podio han sido sancionadas por dopaje. Cuatro años después, la española de 31 años, ya tiene su medalla. La que no pudo colgarse en su día, la que no pudo celebrar, la que le otorgaron – que no entregaron - cuatro años después. Sí la celebró en Río, un bronce, con su coleta rubia, sus gestos coquetos a la grada y los labios pintados de rosa-fucsia. Fue un grito de liberación el suyo después del último levantamiento. Y sonrió contenta antes de recibir el abrazo de su técnico.          
Estoy feliz. Mientras recibía la medalla en el podio pensaba en lo que me ha costado llegar hasta aquí, los plazos de recuperación de la lesión [de espalda] que he tenido que adelantar. He pensado también que se ha hecho justicia y que el trabajo tiene su recompensa, que si luchas consigues lo que quieres”, comentó Valentín que consiguió la primera medalla olímpica para la halterofilia española. "He hecho historia", decía. Tenía ganas de ir a enseñarle ese bronce a sus padres. “Pobres, me han dicho que estaban muy nerviosos y que ni han podido mirar”, contaba.
Lydia Valentin celebra con un corazón su Medalla de Bronce en Rio 2016
Maestra, así la definió Emilio Lozano, el presidente de la Federación. “Había que coger medalla, si arriesgaba podíamos quedarnos sin el bronce. Por eso hemos asegurado levantando 141 kilos. Igual intentas levantar más y te quedas sin medalla. Habéis visto la frescura y la tranquilidad con la que ha levantado el peso Lydia, lo ha hecho como la maestra que es”, decía Lozano.
En halterofilia hay dos modalidades para levantar la pesa: arrancada y dos tiempos. Después de la arrancada Valentín era segunda. Bajó una plaza en la de dos tiempos. Levantó 257 kilos en total (116 + 141) por los 258 de la ucraniana Naumava y los 274 la de la inalcanzable coreana Rim que ganó el oro. El día de Valentín empezó pronto por la mañana. Estaba citada a las 13.30 en el Pabellón Río 2: las halteras tienen que presentarse dos horas antes del comienzo de la competición para el pesaje (-75 es su categoría). 
Lydia en pose de gimnasio
Después de pasar por la báscula, la española suele comer arroz y pollo y ponerse los cascos con música rap. Es la que la relaja y la ayuda a visualizar la competición. Dicen que es importante no activarse antes de tiempo. Por eso, hasta que el entrenador no le da el OK no entra a la sala para comenzar con los vendajes y los estiramientos. Es lo que hizo también ayer mientras un grupo de bailarines brasileños amenizaba la espera del público con un pequeño espectáculo de música y danza.
Cada haltera tiene un minuto de tiempo para levantar el peso. Y cada haltera tiene su ritual de preparación. El de Valentín fue largo, parecía apurar mucho. Pisaba la tarima (un cuadrado de parqué), estiraba los brazos hacia arriba, lanzaba un grito ininteligible, cogía la barra y tras juguetear con el piercing en la lengua, se ponía de cuclillas, concentrada al máximo, para levantar la pesa. Nunca dio la sensación de que le estuviese costando hacerlo. Celebraba sus movimientos - así los llama - dibujando corazones con los dedos. A veces también apretando los puños y sonriendo feliz. Con los ojos pintados de negro. “Yo no sé ni lo que hago en ese ritual… sólo intento concentrarme y cuando veo los vídeos digo: ¡ostras, en serio he estado haciendo eso!”, bromeaba después de bajar del podio con todo el maquillaje en su sitio.
Lydia muestra orgullosa su Medalla de Bronce
Dice que su bronce sabe a oro porque hace diez meses se lesionó la espalda y hasta hace dos no sabía siquiera si podía competir en Río. Sí lo consiguió. Tuvo recompensa Valentín al sacrificio y al trabajo diario, ese que reivindicó el día que llegó a Río en sus duras declaraciones contra los tramposos en el deporte, entre ellos la kazaja Svetlana Podobedova, la rusa Natalia Zabolotnaya y la bielorrusa Iryna Kulesha, que subieron al podio en Londres. Unos re-análisis certificaron que lo habían hecho dopándose. “Yo valoro el deporte olímpico como horas de dedicación, sin trampas. Es muy feo lo que ha sucedido. Un deporte en el que todo el mundo sospecha de todo el mundo es triste. Se fomenta la falsedad, hay mucho tramposo. Da rabia tener que enfrentarte a deportistas con antecedentes de positivos. Sabes que hay gente que te está ganando haciendo trampa”, se desahogó. Acordándose, quizás, de lo mucho que le costó llegar a la elite y de lo mucho, también, que le costó adaptarse a los ritmos de trabajo del CAR cuando entró en el año 2000. Nada que ver con los entrenamientos que hacía en Camponaraya, su pueblo. “Fue difícil cuando llegué al CAR, me quedaba dormida por las esquinas”, contaba en el libro “A por más” de la Agencia EFE. 
En la puerta de la sala de halterofilia del Centro de Alto Rendimiento de Madrid era imposible quedarse dormido. Cada día se lo recordaba un cartel colgado en la entrada: “Le llaman suerte, pero es constancia; le llaman casualidad, pero es disciplina; le llaman genética, pero es sacrificio. Ellos hablan, tú entrena”. Entrenó mucho. Hasta conseguir su recompensa con cuatro años de retraso. En su pueblo, Camponaraya, montaron unas pantallas gigantes para no perdérselo.

Por: Eleonora Giovio / El País / CanariaSincro


JJOO RIO 2016: "LA MORTADELA EXPLOSIVA"


En Río, como en cualquier parte del mundo, si la Policía ve colillas en el lugar de los hechos deduce: «Aquí han “fumao”». Para establecer el hecho diferencial, aquí, por pagos de Botafogo, Flamengo, Ipanema, Leblon, Barra y Copacabana, el celo policial es cíclico, o caprichoso, o rígido, o laxo. Es, en cierto modo, como ese criterio arbitral que tanto desespera al aficionado del fútbol, cuando la tarjeta amarilla es o no es en función del minuto de partido o, lo que es peor, del color de la camiseta. O el penalti, esa falta que en el centro del campo lo sería y en el área tiene disculpa o es invisible.             
Aquí, en Río, a vehículos oficiales de los Juegos con distintivos T-1 y T-2, que son los transportes de los jefazos del cotarro y de los altos dirigentes del deporte internacional, les pueden registrar hasta el maletero antes de acceder a una instalación, como si fuera ese empujón en el centro del campo, ¡piii!; pero si se trata del T-3 de los curritos, aplican la ley del área: adelante, pasen y vean. Inaudito, pero es así. Y son estrictos y rigurosos cuando el sospechoso no es humano sino un bulto. Ya han reventado tres mochilas aparentemente abandonadas por medio de explosiones controladas. Más vale prevenir. Y si hacen papilla el teléfono y el portátil y salta por los aires el bocadillo de mortadela, allá penas y que para la próxima espabile quien olvidó el petate. 
Un miembro de la seguridad brasileña en uno de los recintos de los juegos   (Foto Ap) 
Cuando la amenaza terrorista internacional es patente y el ambiente extradeportivo de los Juegos utiliza el visado de los bajos fondos, mejor no descuidarse. Sin embargo, lo chocante es el aludido criterio militar o policial. En Londres, y vuelta a las odiosas comparaciones, no entraba un autobús en las zonas de medios ni en las deportivas sin que husmearan los perros y los especialistas revisaran en cada viaje los bajos de cada vehículo con espejos. Probablemente, seguramente, en Brasil la amenaza terrorista es menos seria que un ataque de pirañas en un jacuzzi. No hay conciencia de ese riesgo que tiene a media Europa acongojada y a la otra media a la expectativa. Sólo el día de la ceremonia inaugural las medidas extraordinarias fueron apreciables, con barreras de policías y patrullas de militares que a 200 metros de Maracaná no permitían la entrada a nadie que no estuviera debidamente acreditado. No obstante, fue curioso comprobar cómo las colas interminables del comienzo disminuían a toda velocidad a medida que se acercaba la hora del estreno.          
En vísperas de los Juegos, para entrar a la Villa Olímpica exigían el pasaporte, además de la correspondiente acreditación. Una vez en marcha, ni la fotocopia. Con la acreditación es suficiente. O muy exagerados o muy descuidados, ni hay término medio ni compasión con las mochilas. Antes del partido España-Nigeria en el Carioca Arena 2, hubo explosión controlada con los baloncestistas dentro y todo el público fuera. La cara de sorpresa y de susto del «Chacho» al escuchar el estallido, ahí queda. Nadie les avisó de la incidencia. Y los Juegos siguen, ¡pum!

Fuente: Julián Redondo / La Razón / CanariaSincro

jueves, 11 de agosto de 2016

JJOO RIO 2016: FRED VERGNOUX: "ES POSIBLE SER ESPAÑOL Y GANAR UN CAMPEONATO OLIMPICO DE NATACIÓN

El cráneo afeitado, la frente abombada y la complexión de pilier de rugby le confieren un aspecto fiero. Pero Fred Vergnoux lloraba como un niño en los pasillos del centro acuático de Rio sobre la medianoche del miércoles. Mireia Belmonte, la nadadora a la que entrena desde 2011, acababa de conquistar el campeonato olímpico por el que tanto habían trabajado juntos. Las privaciones, los sacrificios personales, la sensación de aislamiento perenne, de incomprensión de las autoridades y de lucha contra una cultura refractaria a la natación de alta competición, convirtieron al grupo de nadadores de Vergnoux en una suerte de reducto extravagante que solo acabó encontrándose como en casa en el remoto Centro de Alto Rendimiento de Sierra Nevada, un establecimiento ejemplar más empleado por deportistas extranjeros que por españoles. 
Mireia y Vergnoux, magnifico tándem
“¡Esta tía está loca!”, decía Vergnoux, sin poder secarse los ojos. “¡Está loca! ¡Ha dicho lo que iba a hacer, ha salido a la piscina, y lo ha hecho!”. La historia de Mireia Belmonte es un caso único. No hubo un nadador español, hombre o mujer, más versátil, más competitivo, ni más exitoso que la chica de Badalona, dueña de cuatro medallas olímpicas, dos de plata en 2012, y una de bronce y otra de oro en 2016. Logros inexplicables sin Vergnoux. El francés, de 42 años, supo interpretar el talento, explotarlo, y establecer un vínculo de complicidad a pesar del carácter inflamable de ambos o, tal vez, por eso mismo. Entre el martes y el miércoles pasados confeccionaron un plan para llevarse la victoria en una prueba cuya dureza es objeto de análisis médico. El 200m mariposa entraña tal gasto energético que es imposible abordarlo sin un minucioso esquema. 
El plan fue salir deprisa”, dijo Vergnoux. “Más rápido que en la semifinal y más lento que en Londres, en donde ella empezó demasiado rápido, llegó primera al 150 y acabó segunda en el 200. Si hoy la carrera duraba dos metros más la japonesa [Natsumi Hoshi] la habría cogido. Hemos ido con un poco de control para hacer un segundo 100 muy fuerte. Quizás haya hecho su mejor vuelta de siempre. La clave es el último subacuático. Ella tiene una gran técnica de nado subacuático desde hace años y en Sierra Nevada hemos hecho un trabajo específico para aumentar este estilo. No es una casualidad. Es un arma que ella ha sacado cuando tocaba. Así se puso adelante para acabar el último largo”.
Mireia a pleno rendimiento en el 200 m mariposa 

El técnico dice que creyó que Mireia se aseguraría el oro en el paso de los 150 metros, pero que se equivocó. “Cuando hizo el último viraje vi la luz”, confesó. “Dije: ‘¡Ya está, esto es para ella!’. Pero luego me asusté en los últimos 10 metros. Sabíamos que la japonesa aprieta al final. Hemos estado entrenando un mes con los japoneses en Sierra Nevada, tenemos una relación excelente con ellos y sabíamos que iba a apretar ahí. Y la chica de Australia [Madeline Goves] ha hecho un excelente 50 al final. No creí que lo haría. Pensé que después del esfuerzo de los primeros 150 no podría aguantar, pero aguantó. Me asusté pero Mireia lo hizo”.      
Con Richi”, recordó, “el preparador mental de Mireia, hablamos de que esto era como la última pieza del cubo de Rubik. La decisión de no competir el año pasado en los Mundiales de Kazán, para descansar y recuperar sus hombros, fue la buena. Fue una inversión en descanso, en trabajo con el fisio, y en un reset total. Ha sido un año increíble de trabajo para ganar el oro hoy”.      
La falta de resultados que afecta a la delegación española en Brasil multiplicaba la presión sobre Mireia, observada por un amplio sector de autoridades y medios de comunicación como una garantía de éxito. “¿Mañana medalla?”, le preguntaban el martes. “¿Cuántas medallas crees que vas a ganar?”, le preguntaban la semana pasada. Una batería. La clase de clima que casi siempre resulta tan corrosivo como difícil de evitar para los deportistas como Mireia que, en busca de sosiego, buscó una piscina apartada para sortear el barullo en las horas previas a la final.

Objetivo cumplido...¡Oro olimpico!
Esta mañana la vi bastante bien”, recordó Vergnoux. “Fuimos a una piscina que tenemos para nosotros y nos alejamos un poco de este show que hay dentro del centro acuático. Lo pasamos bien. Bromeamos mucho en la comida. Me hizo llorar de risa. Volviendo aquí las cosas se han puesto más tensas pero ha calentado muy bien y hemos hecho la rutina al milímetro. Solo faltaba competir a tope y lo ha hecho”.      
Mireia se quedó sola ante la posibilidad de alcanzar el oro que el mundo le reclamaba o precipitarse en el fracaso que habría supuesto otro desenlace, a ojos de un sector de la opinión pública. El parto, por fin, la libera. “Mañana”, dijo Vergnoux, “cuando Mireia se despierte podrá decir: ‘Ya soy campeona olímpica’, Esto es para el resto de su vida. Esto nadie se lo va a quitar. Esto es lo máximo que hay en el deporte. ¡Y chapeau! No tengo palabras”.   
  
Vergnoux siempre fue muy crítico con las estructuras de la alta competición en España. Algunos, incluso dentro de la propia federación de natación, lo han llegado a ver como a una figura intrusiva. Pero él, paradójicamente, parece quien más cree en el potencial de España para crear una escuela de natación equivalente o superior a la francesa o a la italiana. “Este oro”, insistió, “significa que es posible ser español y ganar un campeonato olímpico de natación”.      “Creo que el ejemplo de Mireia necesita y debe animar a mucha más gente”, dijo el técnico. “¿Por qué no la imitan? Siempre he dicho que en el equipo hay mejores talentos. Mireia no es la más talentosa de los nadadores españoles. En la final de 200 mariposa era la más pequeña de las ocho. Hay miles de datos que explican que Mireia ha ganado el oro con trabajo, con pasión, con las ganas para eso”.      Vergnoux reconoció que las posibilidades de que Mireia se suba al podio de 800 metros libre son escasas. “Hay que ser realista”, concluyó. “El 800 es muy duro y el nivel de Mireia está para distancias de 200 y 400. En los últimos años, además, ha aparecido mucha gente con nivel. Será bastante complicado. A ver cómo se comporta en la serie. Y si sale, a ver qué pasa en la final”.

Fuente: Diego Torres / El Pais / CanariaSincro


JJOO RIO 2016: "EL CHÓFER DE MANAOS"...Por Julián Redondo

En Pekín, un hotel que antes de los Juegos fue picadero y una habitación sin armario, con dos perchas colgadas de sendos clavos en la pared, fue el origen de aquellos «Cuentos chinos», una sucesión de anécdotas, algunas desternillantes. Ocho años después, no es un hotel ni la falta de un armario –necesidades cubiertas a 300 euros la noche, pero no pasa de un tres estrellas español– lo que promueve una catarata de sucesos a cual más sorprendente. En los Juegos de Río es el todo o el casi todo.
Autobuses en el garaje en Rio
En Atlanta los chóferes de los autobuses de Prensa tenían dificultades para encontrar el destino. Pero se entendían con los periodistas y los defectos fueron subsanándose. Barcelona dejó el listón muy alto y la capital del sur de Estados Unidos, sede universal de la chispa de la vida, descendió un peldaño en cuanto a organización y magnificencia olímpica, que cuatro años después recuperó Sidney. En Atenas el frenazo fue ostensible. La víspera del comienzo, algunas instalaciones estaban más cerca del aspecto del Partenón que de un estadio moderno. No obstante, llegaron a tiempo.
Pekín, esa ciudad que rendirá tributo perenne a Juan Antonio Samaranch, volvió a significar un antes y un después, un punto de inflexión que dejó a todo el mundo extasiado. Con 1.300 millones de habitantes había personal donde elegir y los descartes, a millares, terminaron por componer una plantilla cuasi perfecta. Insuperable. Londres echó el resto; sus Juegos no fueron los de Pekín, pero se parecieron bastante. Resultaba difícil de creer que Río pudiera acercarse al listón londinense siquiera. En 2013 hubo sondeo del COI para trasladarlos de nuevo a Londres. Imposible, así que quienes optaron por esta sede cruzaron los dedos y se encomendaron a la divinidad.
Estadio Olímpico de Rio 2016
Se presentía que no iban a ser los mejores Juegos; es más, miembros del COI admitían el desastre, que se paliaría, no obstante, con la magia de la ciudad, con la imaginación y la simpatía iberoamericana, como sucedió en México en 1968... Miau. Ni magia ni leches. La sala de Prensa no está terminada, es desangelada y fría, gélida cuando el operario de turno olvida subir la temperatura del aire acondicionado, y de cuando en cuando se desprenden trozos de hormigón del techo.
Rio de Janeiro
Muchos de los conductores de los autobuses de Prensa no son de Río y no conocen la ciudad. Los han contratado sin más exigencia que la correspondiente licencia de conducir. Ni saben por donde circulan ni tienen ganas de saberlo en el siglo del GPS. Mano de obra barata. Han puesto un volante en manos de un señor de Manaos que apenas reconoce el Corcovado. Y se pierde. Y nos pierde. Y pierde Río. La Asociación Internacional de la Prensa Deportiva (AIPS) ha elevado una protesta formal al Comité (des)Organizador de los Juegos, por si el desaguisado aún tuviera algún remedio. Imposible.

Fuente: Julián Redondo / La Razón / CanariaSincro